Venden pantalones "orinados" y se agotan

Polémica por los jeans manchados de “orina” que se agotaron en Europa. Su valor oscila entre los 500 y los 700 euros.

En una jugada audaz que cruza los límites convencionales de la moda, la firma JordanLuca, establecida en el Reino Unido, ha dejado al público boquiabierto al presentar su nueva colección de jeans que incluyen una mancha, la cual imita un cerco de orina.

Este particular diseño, parte de su colección Otoño/Invierno 2024, ha generado un aluvión de reacciones en las redes sociales, donde las interrogantes sobre su propósito y estética han sido inevitables. Esta tendencia, lejos de ser un acto de rebeldía aislado, se inscribe en un movimiento más amplio que explora y desafía las normativas sociales y de género a través de la moda.

La moda siempre ha sido un espejo de la sociedad y un campo de batalla para el cambio cultural y los desafíos a las normas establecidas. Lo que JordanLuca propone con sus ‘Stain Stonewash’ va más allá de un simple diseño. Según argumentó la marca, busca provocar un diálogo sobre la aceptación y la naturalización de los procesos biológicos humanos que normalmente se ocultan.

La marca, que siempre ha jugado con diseños no convencionales que desdibujan las líneas de género y convención, ve en estos vaqueros una forma de iluminar la estigmatización en torno a los fluidos corporales.

Esta propuesta, no obstante, no es la primera de su tipo. Diseñadores como Di Petsa ya habían explorado la “humedad femenina” y los tabúes relacionados con el cuerpo de la mujer mediante textiles innovadores que imitan la apariencia de estar mojados, incorporando así la leche materna, el sudor y, claro está, la orina dentro de sus temáticas.

“La orina podría ser lo que nos une, en lugar de eso, la están usando como una herramienta para tratar de separarnos”, señaló Charles del podcast Vanity Project, haciendo eco de la sensación de que estos diseños buscan construir puentes en lugar de muros, uniendo a las personas a través de la aceptación de su humanidad. Este sentimiento es compartido por varios en la comunidad de la moda y más allá, quienes ven en los fluidos corporales un símbolo de autenticidad en contraposición a la perfección inalcanzable a menudo promovida en los medios de comunicación y la publicidad.

Los detractores y los escépticos, por otro lado, critican lo que ven como un gesto de atención que trivializa la moda y transgrede límites innecesarios. Sin embargo, para sus creadores y un segmento significativo de su audiencia, estos vaqueros representan mucho más: una declaración audaz sobre la identidad, la privacidad y la libertad de expresión. “La orina es un millón de veces más excitante que el chorro”, afirmaba la educadora sexual Zoe Ligon, resumiendo la fascinación y el tabú que rodean a este tema.

El éxito de los vaqueros manchados de orina de JordanLuca y su alto precio de venta sugieren que, para muchos, el arte y el desafío de las convenciones vale la inversión. Representan un momento crítico en la moda, uno que probablemente no sea recordado por la prenda en sí, sino por lo que simboliza en el contexto más amplio de la evolución social y cultural de nuestro tiempo.

La marca italiana se mantiene firme en su interpretación de la mancha como un efecto intencionado del lavado a la piedra, y no como una representación de una mancha de orina, como sugieren las opiniones de algunos usuarios en las redes sociales.

La estrategia de JordanLuca con este lanzamiento es reflejo de su filosofía de diseño, que apuesta por la transgresión de los límites tradicionales de la moda para explorar nuevas formas de expresión. Este enfoque ha resonado entre los seguidores de tendencias que buscan distinguirse a través de su vestimenta, demostrando que el éxito comercial puede encontrarse incluso en las propuestas más audaces.

El diálogo generado alrededor de los jeans ‘Stain Stonewash’ sirve como testimonio de cómo la moda se convierte en un campo de batalla entre lo convencional y lo innovador, donde la interpretación de una pieza puede variar ampliamente entre el diseñador y el consumidor. La decisión de Jordanluca de abrazar lo extraordinario, y a veces lo controversial, solidifica su lugar en la industria como pioneros de un estilo que desafía expectativas y promueve una conversación más amplia sobre los límites del diseño en la moda.

La capacidad de los jeans para agotarse, incluso con un precio inicialmente elevado, también plantea preguntas interesantes sobre el valor de la exclusividad y la originalidad en la moda actual, donde a menudo lo atrevido se premia por encima de lo práctico o lo tradicional.

Este fenómeno refleja un cambio cultural en el que las preferencias de los consumidores inclinan la balanza hacia propuestas que rompen moldes y estigmatizan la monotonía.

A pesar de la controversia y el estupor inicial, los vaqueros han conseguido agotarse, incluso con un precio inicial de alrededor de 756 euros, que posteriormente fue rebajado a 500 euros.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico