Cigarrillo electrónico, los jóvenes son los mayores consumidores

En el 1er Foro Internacional sobre Cigarrillo Electrónico, realizado en Argentina, representantes de las asociaciones más reconocidas en medicina respiratoria del mundo debatieron sobre esta nueva forma de consumo que suma cada vez más adeptos.

En el marco del 46° Congreso Argentino de Medicina Respiratoria, organizado por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), se llevó a cabo el 1er Foro Internacional sobre Cigarrillo Electrónico.

Se trató de un hecho inédito hasta el momento que reunió a los líderes de la Sociedad Respiratoria Europea (ERS), la Asociación Latinoamericana de Tórax (ALAT)-, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y la Sociedad Mexicana de Neumonología y Cirugía de Tórax (SMNyCT), máximos referentes en materia de salud respiratoria.

El evento comenzó con la propuesta de debatir sobre la creencia popular de que estos nuevos dispositivos son menos tóxicos que el consumo de tabaco común.

Acerca de esta premisa la Dra. Mina Gaga, Presidenta de la Sociedad Respiratoria Europea (ERS), relató: “cuando me preguntan si es cierto que el Cigarrillo Electrónico es menos dañino que el cigarrillo tradicional, dato del cual no hay información fehaciente, respondo de la siguiente manera: Según un estudio realizado en Estados Unidos solo el 36% de las personas que reciben un disparo en la cabeza con un arma calibre 22 muere debido a esa lesión ¿podemos decir entonces que es menos dañino que otros calibres?”.

El Cigarrillo Electrónico (también conocido como vaporizador, vapeador o su nombre en Inglés e-cigarette), consta de un recipiente en forma de cigarrillo o similar, una batería interior para generar calor y una carga con una solución líquida que al calentarse produce un vapor que vehiculiza diferentes sustancias para ser inhaladas (vapear). La solución líquida está compuesta por nicotina, saborizantes y otros productos químicos, que al calentarse no solo generan aerosoles de nicotina sino otros productos químicos que resultan tóxicos (carcinógenos) para la salud.

Una de las mayores preocupaciones planteadas durante el Foro fueron el fanatismo y adicción en los más jóvenes, principales consumidores de este dispositivo.

El consumo de tabaco en los jóvenes hoy es alarmante, siendo en nuestro país el 26.7 % de la población entre los 18 a 24 años. Hacia este grupo se dirigen múltiples formas alternativas de consumo de tabaco que tienden a captar nuevos adeptos, disimulando los daños, y dando un formato más atractivo.

“Los saborizantes son lo que más atrae a los jóvenes: los frutales y de chocolate son los más populares. En principio buscamos restringir estos saborizantes y los espacios publicitarios como forma de disminuir el consumo”, explicó el Dr. Gustavo Zabert, Presidente de la Asociación Latinoamericana de Tórax (ALAT).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico