¿Cómo prevenir los broncoespasmos en los niños?

La Sociedad Argentina de Pediatría Argentina explica los síntomas de esta enfermedad que afecta mayormente a los niños en época invernal y da pautas de prevención.

¿Qué es la obstrucción bronquial recurrente (broncoespasmo)?

Es muy frecuente que los niños puedan presentar durante los primeros años de vida, algún episodio de obstrucción bronquial (broncoespasmo). Algunos repetirán estos cuadros de tos y dificultad para respirar una o más veces.

Cuando estos cuadros se repiten se dice que tienen obstrucción bronquial recurrente.

Las situaciones que con mayor frecuencia los desencadenan son:

Las infecciones respiratorias virales

La exposición a humo, en especial del cigarrillo

Polvo por la presencia de ácaros

Los aerosoles que se usan en el hogar

Cambios de clima

¿Cómo se presenta?

Respiración agitada, ruidosa con silbidos o chillidos (sibilancias)

Tos, en general seca, que puede aparecer durante el juego, por las noches o con las emociones

Sensación de ahogo

Dolor en el pecho

¿Qué debemos hacer?

Concurrir rápidamente a consultar con el pediatra si algunos de estos signos aparecen.

¿Cómo se previene?

Evitando que la madre fume durante el embarazo.

Manteniendo la lactancia materna en forma prolongada.

Evitando el humo, en particular del cigarrillo.

Controlando adecuadamente el embarazo, para prevenir la prematurez y el bajo peso.

Lavando las manos.

Ventilando el ambiente

Evitando el contacto del niño con personas que padezcan infecciones respiratorias.

Cumpliendo con los controles de salud durante los primeros años de vida.

Respetando el calendario de vacunación.

¿Cómo mantener siempre un ambiente saludable?

No fumar durante el embarazo ni después que nazca el bebé.

No barrer ni remover polvo donde se encuentra el niño (pasar trapo húmedo, no usar plumeros).

No utilizar aerosoles de ambiente de ningún tipo. Evitar encender sahumerios en las habitaciones y espirales en el hogar.

Ventilar las habitaciones.

Mantener a las mascotas fuera de la cama y de la habitación.

Lavar los peluches mensualmente.

Mantener los ambientes libres de humo y estimular la alimentación a pecho.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico