Inversión municipal en investigación privada

El intendente Luque valoró el esfuerzo que hizo el municipio en un contexto adverso en el que lleva destinados más de $30 millones en equipamiento, insumos y obras relacionados al sector sanitario para enfrentar las consecuencias del Covid-19.

En ese marco se encuentra también el apoyo económico a emprendimientos privados: esta mañana recibió un respirador programable construido por un grupo de docentes del colegio Deán Funes.

“Es importante cada recurso que sale de la Municipalidad para la salud de nuestros vecinos y seguiremos aportando porque nuestra prioridad es cuidar a los comodorenses e invertir en cuestiones esenciales”, afirmó el jefe comunal.

Apenas iniciada la emergencia sanitaria, la gestión de Juan Pablo Luque priorizó las cuestiones esenciales con aportes claves para reforzar el sistema público de salud y cuidar a la población comodorense ante el COVID-19.

El balance municipal registró inversiones millonarias que permitieron la compra de insumos básicos de higiene y cuidado personal para los profesionales médicos, la adquisición de equipamiento de emergencia como respiradores y la reforma edilicia integral de uno de los nosocomios para la atención especial de posibles casos positivos, entre otras acciones.

En este trabajo que se viene haciendo en materia sanitaria con un fuerte compromiso con la comunidad, el municipio realizó el aporte solidario de equipos médicos tanto para el Hospital Regional como el Alvear, con la entrega de cámaras de presión negativa y videolaringoscopios que permiten disminuir la posibilidad de contagio de los profesionales de la salud al momento de atender algún caso positivo.

A esto se suma la inversión de más de 11 millones de pesos en un equipo propio de muestreo y diagnóstico (PCR) y 8 respiradores para la asistencia de casos más agudos que requieran respiración asistida. También se destinaron fondos para más de 1000 reactivos y la compra de elementos de bioseguridad para el recurso humano de salud, como camisolines, alcohol en gel, barbijos, cubre botas, cofias, entre otros más.

Cabe recordar la inversión de 6 millones de pesos para renovar toda la planta baja y parte de la planta alta del Hospital Alvear.

INICIATIVA PRIVADA CON APOYO MUNICIPAL

En este marco, esta mañana el intendente Luque visitó a un grupo de docentes del colegio Dean Funes que fabricaron manualmente equipos respiradores programables para ser utilizados como dispositivos de última o primera necesidad en personas con dificultades respiratorias. Además, mostraron avances en un equipo de desinfección del ambiente hospitalario.

Desde la intendencia local se explicó que “habíamos tenido una reunión con ellos en donde nos habían mostrado los avances de este ambu íntegramente hecho en el taller del colegio y que finalmente está terminado. Son respiradores para tener en ambulancias y sanatorios. Nosotros los ayudamos desde el punto de vista económico porque apoyamos a los emprendedores y porque es un gran desafío hacia adelante poder comercializar a escala elementos hechos en la ciudad”.

A su vez, anticipó el trabajo con Comodoro Conocimiento para conseguir este valor agregado y continuar el proyecto. “Es importante el trabajo codo a codo con las instituciones y sigo sosteniendo que cada uno desde el lugar que nos toca, seguimos haciendo todos los esfuerzos para tener un sistema sanitario preparado”, dijo.

SOLIDARIDAD EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Uno de los promotores del proyecto, Francisco Márquez, reiteró el agradecimiento al Estado Municipal por el constante acompañamiento y señaló que “es un equipo importante para que el terapista pueda fijar los parámetros de flujo, aire, volumen y demás que necesite suministrarle al paciente”.

A su vez, remarcó que “hoy presentamos a las autoridades un nuevo prototipo del equipo que llamamos de ventilación automática programable que se armó a través de impresiones 3D y que comprimimos en tamaño para que pueda ser transportado en una ambulancia en caso de ser necesario”.

Cabe recordar que el grupo de investigadores está conformado por 14 personas que son docentes; ingenieros; médicos; traumatólogos; técnicos; físicos y matemáticos encargados de confeccionar los respiradores con accionamiento mecánico a través de un ambu para abastecer a aquellos pacientes con dolencias del COVID-19 ante un nuevo brote en la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico