Juez de Paz de Trevelin pide por su hijo preso en Bolivia

Hugo Molares le escribió una carta abierta al presidente Alberto Fernández. Su hijo Facundo está privado de la libertad desde el golpe de estado del 29 de noviembre.

“Señor Presidente, le pido respetuosamente que inicie alguna gestión para repatriar a mi hijo, apresado injustamente en una causa arbitraria que tiene motivación política y ninguna prueba en su contra”, dice la carta que Hugo Molares le envió a Alberto Fernández.

Molares –abogado y juez de Paz de Trevelin- es el padre de Facundo Molares Schoenfeld, un fotoperiodista que se encuentra detenido en Bolivia desde el 29 de noviembre, cuando se desató el golpe de Estado contra Evo Morales y él se encontraba trabajando allí para una revista argentina.

Facundo, además, está muy mal de salud y su familia teme por su vida en el medio de la pandemia de coronavirus. “Debe ser repatriado de manera urgente para ser atendido”, afirma la carta dirigida al Presidente y firmada por organismos de derechos humanos, sindicatos y personas del ámbito de la política y la cultura.

Además, el Papa Francisco pidió reportes de la situación del fotógrafo al obispo de la ciudad de El Alto, donde se encuentra el penal en el que está preso.

Según Página 12, el juez de Paz fue a Bolivia a interceder por su hijo, pero terminó detenido y expulsado. “Cuando estaba secuestrado en la comisaría de Monteros por el solo delito de haber ido a ver a mi hijo que estaba internado en terapia intensiva en estado de coma inducido, con respiración asistida y sondas, tuve que soportar al oficial interrogador que me refregara con una mueca que en mi país el presidente era Macri, y que no esperara nada, ninguna ayuda, ningún auxilio de él”.

Con respecto a la salud de Facundo en estos momentos, su padre comentó que “si bien de ánimo está estable, su salud física no está bien. Después de mucho esfuerzo y por medio de gestiones del abogado, de los organismos de derechos humanos y del consulado, logramos que se revea su situación médica en Chonchocoro y el médico de la cárcel dijo que necesitaba atención urgente y una revisión médica y oftalmológica porque ha perdido casi por completo la visión del ojo derecho”, detalló. Sin embargo, esos estudios siguen pendientes y las autoridades del penal no quieren realizárselos.

Esta semana la familia recibió en Trevelin al obispo de la ciudad de Esquel que les acercó una carta de su par de El Alto boliviano, donde se encuentra la cárcel de Chonchocoro, explicando que por indicación del Papa había pedido un informe de la situación particular de Facundo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico