Las ventas avanzan en las redes y los barrios son testigo de su uso

En los grupos de compra-venta de Facebook se pueden encontrar múltiples ofertas de pirotecnia pese a estar prohibida por ley. WhatsApp es otra de las aplicaciones recurrentes. En los barrios se usan a toda hora. El clásico entre Newbery y Huracán dejó en evidencia su venta.

En 2017, Comodoro fue la última ciudad importante de Chubut que prohibió la venta y uso de fuegos artificiales. La ley implicó la lucha de años por parte de familiares de las personas con TEA (Trastorno del Espectro Autista) y de defensores de los derechos de los animales.

La sanción de la ordenanza parecía ponerle punto final a un polémico tema y a un largo reclamo. Sin embargo, desde que se promulgó, siempre hubo algún detalle que hiciera que no se cumpliera a rajatabla la ordenanza. Incluso, el año pasado se trató de permitir la venta con el eufemismo de que eran de “bajo estruendo”.

Las ofertas por redes sociales nunca pararon: los grupos de padres TEA denuncian que, en las ventas por WhatsApp, ofrecen el envío a puerta de la pirotecnia.

Además, en los grupos de compra-venta de Facebook conocidos como “La Saladita del Face”, se pueden encontrar diferentes usuarios que ofrecen combos y productos de pirotecnia, con ofertas si la compra supera una determinada cifra.

Según pudo constatar El Patagónico, hay usuarios que crean perfiles para vender directamente: Pirotecnia Comodoro Rivadavia es uno de ellos.

Su uso se puede constatar en diferentes puntos de la ciudad. El clásico del domingo entre Newbery y Huracán fue un ejemplo de la cantidad de pirotecnia que se quema. Ambas hinchadas utilizaron productos de estruendo antes, durante y después del partido, lo que provocó las quejas de los vecinos que viven en cercanías del Estadio Municipal de Kilómetro 3.

Los barrios ubicados en la periferia son los escenarios predilectos en los que se puede vivenciar el uso de pirotecnia. Desde hace dos semanas, petardos y cañitas voladoras son comunes en las noches, como un adelanto de las fiestas de fin de año.

Los estruendos comienzan al terminar la tarde y se extienden durante la madrugada. Los fines de semana se combinan con la música alta y las picadas en determinadas zonas.

Los grupos de Padres TEA tratan de generar conciencia y reclaman que las autoridades hagan cumplir la ley, pero por ahora no lo consiguen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico