Protestaron frente a la casa de una familia a la que acusan por estafas

La manifestación fue protagonizada por un grupo de ciudadanos de Caleta Olivia y Pico Truncado y Perito Moreno, que acusan a una familia dedicada a la venta de automotores de haberlos estafado. Se trata del mismo lugar donde la semana pasada fue baleado un adolescente durante un incidente en que un cliente reclamaba por una camioneta que aseguraba haberles comprado.

Este jueves al mediodía, personal policial tuvo que acudir de manera presurosa una vivienda ubicada en la esquina de la avenida Eva Perón y pasaje Meseta Espinosa de Caleta Olivia donde reside la familia Traico-Demetrio, dedicada a la comercialización de automotores.

Fue para calmar los caldeados ánimos de un grupo de habitantes de Caleta Olivia y de otros que arribaron desde Pico Truncado y Perito Moreno, quienes se habían autoconvocado para repudiar a los integrantes de esa familia, acusándolos de haberlos estafado en las operaciones de compra venta de autos y camionetas.

El sitio de la protesta es el mismo donde la semana pasada se produjo un confuso incidente con el resultado de un menor de edad herido de bala luego de una discusión entre un grupo de integrantes de esa familia y dos clientes que los acusaban de haber sido víctimas de engaños.

Los testimonios recogidos por El Patagónico entre los damnificados indican que la mayoría de ellos entregaron unidades usadas y dinero en efectivo. A cambio, recibieron la promesa de que a la brevedad recibirían automotores cero kilómetro.

Algunos casos datan desde hace varios años y de manera coincidente los denunciantes señalaron que la familia apuntada les ofrecía otro rodado en calidad de préstamo hasta que llegaran las nuevas unidades, pero luego se los quitaban e incluso varios compradores dicen haber recibido temerarias amenazas y ataques a sus domicilios para intimidarlos.

Los destinatarios de la protesta no salieron de la casa y la policía pidió a los indignados manifestantes que se retiraran de la puerta, argumentando que se trataba de una propiedad privada.

Ante ello, una mujer que había llegado desde Perito Moreno -y que aseguraba haber perdido su camioneta usada y dinero que entregó como parte de pago por una unidad cero kilómetro que nunca recibió-, dijo que resultaba irónica la celeridad con que actuaba en estos casos la fuerza de seguridad, algo que no ocurrió cuando ella pidió ser acompañada a la compra venta para recuperar su vehículo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico