Tragedia familiar: murió en la ruta con sus hijos en su cumpleaños

Alejandro Torres volvía con el auto que recién le habían regalado por su cumpleaños, cuando una Grand Cherokee lo embistió desde atrás: murieron él, sus tres hijos y una sobrina.

Alejandro Torres era plomero en la ciudad de Tandil y recientemente había empezado a trabajar como chofer de Uber, para compensar la falta de empleo, con un auto Corsa Classic que le obsequió su hermano. Horacio Luis Castilla, conductor de una camioneta Grand Cherokee y productor agropecuario de 67 años, fue acusado por “quíntuple homicidio culposo y lesiones por accidente”, tras embestir el vehículo en el que se trasladaba Torres y provocar la muerte de los cinco integrantes del vehícul. Junto a Torres viajaban sus tres hijos: Daira, de 19 años, Demian, de 17, y Mia de 6. Además, los acompañaba Lara, su sobrina, de 14.

Lo que parecía ser un domingo feliz y de paseo, terminó en una tragedia. Yésica, su hermana, relató: “era el tío payaso de la familia, a los chicos les encantaba salir con él porque era diversión asegurada”. En ese sentido, la mujer dijo que era muy cuidadoso cuando manejaba: “tan prudente, que ese domingo mi hija se quedó enojada porque no la dejó viajar. Él no quería que los chicos fueran amontonados y le dijo que la próxima viajaba ella”.

Casilla fue excarcelado tras pagar una abultada fianza, después de ofrecer un inmueble en la Capital Federal. “Pareciera que para el juez la vida de nuestra familia vale esos 10 millones. Nos enteramos el sábado, por un medio de Azul, de que el tipo había quedado en libertad el jueves. Ese mismo día, mientras estábamos despidiendo a la familia en el cementerio Santa Mónica, el hombre estaba saliendo de la cárcel”, indicó Yesica.

Las pericias realizadas sobre el lugar arrojaron que no había indicios de frenadas en el asfalto. Además, cámaras de seguridad intentarán registrar a qué velocidad venía Castilla por la Ruta 3. Por el impacto de la camioneta, el auto se estrelló contra el acoplado de un camión que transportaba cemento y salió despedido hacia la banquina, donde se prendió fuego con todos los ocupantes adentro.

Daira se encaminaba a terminar el profesorado en biología, Demian contaba los días para su viaje de egresados, Lara soñaba con una torta de cinco pisos para su fiesta de 15 y Mía estaba ansiosa porque el año que viene empezaba primer grado.

Alejandro Torres había planificado una escapada a San Miguel del Monte con sus hijos el domingo 18. Pero un desperfecto en el auto los obligó a posponer el viaje una semana. Sería mejor aún: el 25 coincidía con su cumpleaños número 39. El choque fue en el kilómetro 230, entre las localidades de Cacharí y Pardo, cerca de las 21.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico