"Nacho" Fernández fue el verdugo de River

El ex "millonario" anotó el único gol del triunfo de Mineiro sobre el equipo de Gallardo, en el partido de ida de cuartos de final de la Libertadores.

Con un gol de “Nacho” Fernández, River Plate perdió 1-0 ante Atlético Mineiro en el duelo de ida de los cuartos de final de la Libertadores que se jugó en el Monumental.

El equipo brasileño mostró su mejor versión en el segundo tiempo y sacó ventaja a partir del mediocampista ex “millonario”, que luego fue expulsado. Así y todo, River hizo figura al arquero Everson.

El miércoles 18 de agosto, el conjunto de Marcelo Gallardo deberá revertir la serie en Belo Horizonte para aspirar a avanzar a semifinales.

La “Banda”, sin Matías Suárez (fue al banco tras reponerse de la lesión muscular) ni Montiel (con un desgarro, pero además ya transferido al Sevilla), apostó a la presión extendida habitual. Además, conocedor Gallardo de que enfrenta a un rival que ofrece pocos espacios, instruyó a los suyos a mover el balón y los hombres, buscando la precisión en velocidad que rompiera la telaraña visitante.

Mineiro, compacto como el local, con las líneas pegadas en 35/40 metros, no salió con pelotazos, excepto en situaciones forzosas. Y, cuando pudo, buscó a “Nacho” Fernández para que clarificara las acciones.

La concentración y el orden exhibidos le restaron imaginación a su rival, en un encuentro que se disputó con mucha dinámica de ambas partes, con la intensidad que exige un cruce que ofrece pasaje a las semifinales del máximo certamen continental.

En este contexto, la posición indescifrable de Alvarez y las proyecciones de Angileri resultaron las mejores cartas de ataque del dueño de casa. A los 23 minutos, el ex Godoy Cruz avanzó por la izquierda y, cuando advirtió el hueco, remató y sacudió el travesaño.

A los 30, Martínez, a la salida de una pelota parada, conectó con pericia y un roce evitó la caída de la valla de O Galo. Tal vez, adoleció de cambio de ritmo en los últimos metros para romper. Y a los 43, el citado Alvarez se filtró en el área, definió cruzado y tapó el arquero Everson.

Mineiro, en tanto, contó con una oportunidad muy clara: a los 36, Vargas le dejó el esférico de taco a Zaracho en el borde del área: el ex volante de Racing lanzó cruzado, sin puntería.

Atlético salió con otra agresividad en la segunda parte. Más decidido, como habiendo leído cuáles eran las debilidades de River. En apenas 15 minutos, llegó cinco veces. En dos debió intervenir Armani, ante una arremetida de Eduardo Vargas y mano a mano con el atacante chileno. En el medio, Romero lo tuvo con un remate desde afuera del área que rechazó Everson.

Pero a los 13′ del complemento llegó el golpe de los de Belo Horizonte. Y la herida fue profunda, dado que el gol lo hizo Ignacio Fernández. El mediocampista profundizó para zaracho, quien mandó el centro pasado. Hulk la bajó de cabeza, y Nacho firmó la ley del ex.

Tras el impacto, Gallardo arriesgó a Matías Suárez, pero el equipo acusó el impacto. Allan, con un remate lejano, le movió el arco a Armani. Pero Fernández se marchó expulsado a instancias del VAR por un planchazo a Angileri. Y River tomó un segundo aire. De tiro libre, el local forzó la volada de Everson.

En el epílogo, con el local jugado, lo tuvo Hulk, y otra vez Armani resultó fundamental para que River viaje a Brasil con la serie a tiro.

Varias lecciones para el “Millonario”. La contundencia, una vez más, es clave en cruces de definición tan finita. No fue eficaz en el primer tiempo y lo pagó en el complemento. Y este Mineiro no fue el que enfrentó a Boca. Ante el “Xeneize”, con dos planes similares, que apostaron a anular al adversario, lució terrenal. Y si el VAR no hubiera fallado, hubiese avanzado Boca. Este Atlético ofreció más ambición, sobre todo en la segunda parte. Y lo favorece un River de propuesta generosa.

Aún así, a pesar del 0-1 en el Monumental, y de que no tendrá a Enzo Pérez en Brasil por acumulación de amarillas, nunca hay que descartar al equipo de Gallardo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico